¿Cómo gestionar las redes sociales para políticos y campañas electorales?

buyer personas
La importancia de construir a tu buyer persona
30 mayo, 2018
Retargeting
¿Qué es el retargeting y cómo funciona?
24 septiembre, 2018
Show all
socialmedia politicos

socialmedia politicos

¿Por qué debemos utilizar las redes sociales para hacer política?

Las redes sociales se han convertido en una de las principales herramientas de marketing político por su alcance e inmediatez, y por facilitar la comunicación bidireccional entre organizaciones o candidatos y los ciudadanos. Por tanto, las redes sociales nos permiten llegar de manera directa a nuestro electorado, opinar sobre asuntos de interés de manera inmediata, conocer la opinión de nuestra comunidad sobre algún asunto, obtener influencia social y estar al día de lo que opinan nuestros adversarios. Uno de los principales motivos para uso es que estamos en la era de la conversación y del cogobierno, que no es otra cosa que preguntar, escuchar, atender y dialogar con el ciudadano.

Son muchas las ventajas que nos ofrecen las redes sociales a la hora de planificar una campaña política: contacto directo con el ciudadano, son herramientas muy potentes que podemos usar de manera gratuita, posibilidad de obtener un retorno, la inmediatez, llegar a un número elevado de personas al que no podríamos acceder de otra manera o la posibilidad de segmentación.

Planificación

Lo primero que debemos hacer es una planificación estratégica de nuestra gestión. Para ello es necesario analizar el público objetivo y el alcance al que queremos llegar para decidir en qué redes vamos a participar. Aquí tenemos que tener en cuenta los intereses que tenemos (redes deportivas, genéricas), el alcance (Facebook, Youtube, Instagram) o el tramo de edad al que nos vayamos a dirigir. También es necesario poner atención en la creación de los perfiles: cuidar las fotografías, insertar toda la información que nos pidan, verificar los perfiles para ganar en credibilidad o incluir la manera de contactar con nosotros. También es necesario crear un calendario de publicaciones base, estar siempre pendiente de la actualidad y al día de los asuntos que despiertan más interés.

Cómo comunicar

Cada red tiene un lenguaje específico, dirigido a un público concreto. No consiste en copiar y pegar la nota de prensa o el discurso del día, hay que adaptar el lenguaje a cada caso. Al igual que el lenguaje, debemos cuidar mucho las fotografías y sus medidas,  insertar gráficas, y sobre todo, apostar por el vídeo, que es el contenido estrella con el que más visibilidad tendremos. Esto es debido a que un usuario recuerda más un vídeo que una imagen, nos ayuda en el posicionamiento SEO, se adapta a todos los dispositivos, es más fácil hacerlo viral y refuerza imagen de marca.

El estilo debe ser directo, claro, lo más emotivo posible y cuidando la ortografía. Las redes no son anuncios que lanzamos esperando un retorno, debemos dialogar, responder, preguntar, reconocer errores, en definitiva, enriquecernos de ellas.

Engagement

¿Cómo crear “engagement” con nuestro público objetivo? Para ello es necesario realizar preguntas, concursos, análisis, encuestas, pedir opinión sobre nuestros proyectos. No podemos esperar a que el usuario venga a nosotros, tenemos que ir nosotros a él. Es importantísimo no dejar ningún comentario ni ningún mensaje privado sin contestar, aunque sea una crítica, aunque sea un insulto. De un comentario negativo podemos tener una oportunidad para ser recurrentes, ganarnos a la audiencia o demostrar cercanía y humanidad.

Debemos utilizar las redes sociales como fuente de información para nuestra acción política. Tenemos que analizar datos, intereses, demandas, detectar problemas, opiniones, y establecer nuestra estrategia política en base a ellas. Podemos interactuar directamente con ellos y pedirles su contacto para llamarlos e ir a verlos. Todo esto puede acabar en una denuncia, en una moción plenaria o en un proyecto.

Twitter

Es importante utilizar el contenido multimedia: las fotos, los gifs, los momentos y, sobre todo, los vídeos, que debemos adaptar a las características de la Red. Todas estas acciones aportan valor añadido a nuestra marca. Debemos aprovechar las etiquetas que son tendencias, utilizar en cada caso la que más convenga, mencionar a todos los implicados en un tuit y etiquetar en las fotos. Utiliza los emoticonos para darle frescura al mensaje, pero sin abusar de ellos para no ofrecer una imagen frívola. Y por supuesto, hay que retuitear y dar a «me gusta», y retuierar con comentarios, ya que es una manera de compartir contenido.Y por supuesto, insertar las llamadas a la acción que antes hemos comentado.

Facebook

Desde enero, Facebook está primando el contenido de las cuentas personales al de las marcas y páginas de fan. Por ello tenemos que intensificar la investigación de la audiencia, conocerla, averiguar qué es lo que más le gusta… Trabajar más que nunca los titulares para captar la atención pero sin pedir llamadas a la acción (está penalizado), crear contenido de alto valor y centrarnos en los formatos que originan más engagement. El vídeo es el contenido que más engagement produce, ¿por qué no apostar decididamente por él? La utilización de Facebook Live es fundamental, para transmitir en directo lo que hace el político y sus proyectos, y además Facebook nos lo va a premiar.

Instagram

Hay que ser muy frecuente publicando contenido para ganar en popularidad. Los hashtags son muy importantes ya que los usuarios buscan fotos de su interés a través de ellos. Las imágenes tienen que tener buena resolución, que cuenten de un vistazo lo que quieres transmitir, y por supuesto que den pie a querer ver más. Si subes imágenes buenas, engancharás a tus seguidores. Hay que interactuar para recoger lo que se siembre. Y por supuesto hay que utilizar las Historias e Instagram Live.

Youtube

¿Por qué debemos utilizar Youtube en nuestra estrategia política? Pues porque es el segundo buscador más utilizado en todo el mundo después de Google. Además, mejoramos el Seo, pues ayuda a posicionarnos también para las búsquedas de Google y no solo para las de YouTube. Youtube es la principal red social para vídeos. Ha superado más de los mil millones de usuarios al mes, por lo que podemos asegurarnos que nuestro público objetivo la utiliza.

En resumen

1. Es indispensable que una campaña política trabaje las redes sociales, de lo contrario se estaría amputando un elemento central de la vida cotidiana de las personas.

2. Solo con las redes sociales no se ganan elecciones. Las redes sociales influyen, pero no ganan por sí solas. Son necesarias, pero no suficientes.

3. Los mensajes recibidos a través de las redes sociales son diferentes a los recibidos a través de los medios convencionales porque son más breves, más fugaces, más personalizados y más emocionales.

4. Hay que determinar bien los públicos a los que se dirige la comunicación, entender cómo viven y cómo se comunican esas personas, saber qué problemas principales tienen, elaborar un mensaje apropiado para ellos y desarrollar estrategias de comunicación diferenciales en función de cada una de las redes sociales.

5. El electorado se puede clasificar en duro, blando, posible e imposible. Las redes sociales son muy buenas para movilizar al electorado duro, generando motivación, brindando líneas argumentales, despertando emociones y organizando, pero también podemos fidelizar al blando e incluso convencer al posible.

6. Es necesario tener en cuenta los perfiles diferenciales de los públicos que encontramos en las distintas redes sociales. Por ejemplo: el público de Twitter suele estar más involucrado en política, ser más activo y además influyente. En Twitter llegamos muy bien a los líderes de opinión de cada sociedad. En cambio, en Facebook accedemos a un público más amplio, más grande pero en general menos masivamente interesado en política.

7. La clave de los mensajes estará siempre en lo emocional porque esa es la base fundamental de la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − 3 =